Lois McMaster Bujold: una apología

Entrada de Josu Gómez (@Eleder_).
Corrección a cargo de Alicia del Fresno (@adlfresno).

Es cosa sabida que los premios no son una buena herramienta para medir la calidad de un autor. Confluyen muchos factores para que alguien sea premiado con un galardón determinado y, dado que por lo general los premios más importantes se dan con carácter anual, a menudo los grandes creadores terminan sus carreras sin haber recibido el galardón más insigne: Borges con los Nobel, Hitchcock con los Oscar… La lista sería interminable.

No obstante, es menos habitual que alguien se convierta en la persona que más premios ha ganado en su género y supere a todos los grandes maestros; que esos premios estén, además, reconocidos en el sector y que, aun así, dicha persona sea comúnmente olvidada en todos los «Top 10», que los críticos consideren su obra como «de segunda» y que jamás se la tenga en cuenta como uno de los pilares fundamentales del género al que pertenece.

Esto ocurre en la ciencia ficción.
Esa persona existe y su nombre es Lois McMaster Bujold.

bujold-adopta-una-autora-portada2
Diseño de María Teresa (@MariaT0)

Lois McMaster Bujold es una autora de ciencia ficción y fantasía que tiene en su haber cuatro premios Hugo a la mejor novela, junto a otras seis nominaciones. Nadie, salvo Heinlein, uno de los mayores maestros de la  cifi moderna, ha llegado a tanto, y solo consiguió igualarla (cuatro galardones de diez nominaciones) porque póstumamente se le entregó un «Retro Hugo». En otro de los premios más importantes de la ciencia ficción, el Nébula, Bujold ganó dos (más otras cuatro nominaciones) y solo fue superada por dos autores: Le Guin y Haldeman.

Sin embargo, Bujold nunca aparece en la lista de «los 10 mejores autores de ciencia ficción». Por mucho que estas listas siempre tengan un punto de subjetivo y de azaroso, esta ausencia sistemática no parece comprensible. Por poner solo algún ejemplo ilustrativo, a finales de noviembre de 2016, la lista «The Best Science-Fiction Authors» de Ranker.com (realizada a partir de decenas de miles de votos) la situaba en el puesto 47. Es cierto que de los 46 autores que estaban por encima de ella solo cuatro son mujeres, lo que ya indicaba un sesgo claro, pero la situación no mejora si buscamos listas de mejores autoras. Por ejemplo, en la de «The Greatest Female Sci-Fi/Fantasy Authors of All Time» directamente no aparece, ni en «13 Groundbreaking Female Science Fiction and Fantasy Authors», ni en tantas otras. Recordemos: se trata del autor (en genérico) vivo con mayor número de premios Hugo de la historia. ¿Qué está pasando aquí?

a1avkm4dpnl-_ux250_

Sin pretender dar una respuesta, sí quiero compartir algunas ideas. Una de las cargas que ha tenido que soportar Bujold es que habitualmente se la clasifica, en concreto a sus novelas más famosas (la saga de Barrayar, más conocida como «saga Vorkosigan»), dentro del subgénero de la space opera (aventuras en el espacio) con naves y batallas y a menudo con algún matiz romántico, que suele ser de «chico rescata a chica». Por regla general, este subgénero es denostado por la crítica (de hecho, el término surgió por analogía con las criticadas soap operas), pese a que, a mi entender, tiene poco sentido usar el término en relación con la ciencia ficción moderna, pero ocurre así: en varias ocasiones he escuchado hablar de Bujold y acto seguido he visto surgir el latiguillo «bueno, es space opera, está bien».

Se ha postulado también como otro hándicap para la popularidad de esta autora entre los críticos la gran acogida que ha tenido en el gran público (por la norma no escrita que diría que los críticos no favorecen las obras que el público encumbra). El autor Eric Flint menciona a Bujold como uno de los cuatro únicos autores actuales en los que coinciden el favor del público y los premios. Los otros tres son Gaiman, Le Guin y George R. R. Martin. De estos cuatro, parece obvio señalar que ella ha sido la menos agraciada por el favor de la crítica.

Otra posible desventaja para Bujold es que no suele ser usada como estandarte feminista (lo que sí ocurre con otras autoras como Le Guin, Butler o Atwood), quizás porque en Bujold el feminismo, ciertamente presente, es más implícito que explícito (se ha llegado a definir a Bujold como «feminista encubierta»). En fin, ninguna de estas razones parece determinante, pero creo que todas ellas se combinan para explicar en parte el poco eco que Bujold tiene en la crítica actual.

Y ¿por qué debería tener más eco? Bien, como he dicho, ha ganado cuatro premios Hugo y es claramente una «fan-favourite», pero ¿tiene que estar esto directamente relacionado con su calidad? En este punto resulta difícil ser objetivo, pero creo que es posible dar algunas claves que a la vez expliquen la popularidad de la autora y avalen su calidad. Me centraré para ello en sus novelas más famosas, la saga de Barrayar.

Pese a sus naves espaciales y a sus batallas, las de Bujold son novelas de personajes. El protagonista principal de la mayoría de ellas es Miles Vorkosigan, un adolescente, que crece en las novelas hasta hacerse treintañero, heredero de una familia de larga tradición marcial, pero minusválido y con graves problemas de inseguridad (diez años antes que Tyrion Lannister, solo por aclarar). Las dos primeras novelas nos narran la relación de los padres de Miles, dos militares de mediana edad y de mundos muy distintos. Junto a ellos, en todos los libros encontramos una larga lista de personajes muy variados: heterosexuales, homosexuales y hermafroditas; militares y pacifistas; conservadores y progresistas; y una larga lista de mujeres, algunas de ellas claras strongwomen, otras líderes naturales y, la mayoría, mujeres bien adaptadas a su sociedad, pero que hacen gala de un softpower muy pocas veces descrito con tanta crudeza. La evolución de todos estos personajes provoca que cada novela sea un viaje a través de la historia personal de cada uno. Las intrigas políticas son un simple bonito escenario para causar el crecimiento de cada personaje.

También son novelas de culturas. Más allá de los personajes, los distintos planetas que pueblan el «Nexo» muestran diferentes facetas de las sociedades de nuestro mundo, a veces llevadas al extremo, pero siempre identificables por el lector: la sociedad conservadora y militarista de Barrayar, la tecnocracia ultraliberal de la Colonia Beta, el sistema de castas ginecocrático de Cetaganda, la sociedad obrerista e igualitaria de los cuadrúmanos, etc. Sin embargo, ninguna de estas culturas es simple: Barrayar nos introduce en el meollo de todas ellas (incluyendo las a priori enemigas), nos muestra su variedad de intereses y enriquece nuestro punto de vista de cada una de ellas.

warrior-apprentice-adopta-una-autora
Portada de la edición para Kindle

Por supuesto, son novelas de aventuras. No es posible negarlo, ni tampoco hace falta. Sobre todo a partir del momento en que Miles Vorkosigan aparece (en El aprendiz de guerrero), cada novela se convierte en una sucesión de aventuras imparable, acelerada y adictiva; cada acontecimiento lleva al siguiente sin permitir al lector pararse a respirar. Estas aventuras pueden ser bélicas, políticas o incluso personales. Se trata de entretenimiento en el más alto grado, en cualquier caso.

Además, son novelas de anticipación. No solo porque se inscriben en el género de la ciencia ficción, sino porque Bujold juega de manera constante con la idea de cómo los adelantos científicos pueden hacer evolucionar una sociedad. Los replicadores uterinos, de gran importancia en varios libros, muestran el cambio que tiene lugar cuando la reproducción deja de estar asociada durante nueve meses al cuerpo de una mujer; la bioingeniería muestra cómo es posible modificar (y controlar) una sociedad desde la gestación; la criogenia nos abre un mundo de especulación sobre cómo un grupo de gente puede «separarse» de su tiempo y encontrar, o no, acomodo en uno posterior; la clonación nos pone frente al dilema de la identidad y de la relación de uno con alguien que es «él mismo» desde el punto de vista genético.

Así es la saga de Barrayar: una larga serie de novelas que pueden leerse sin problemas de forma independiente y que te arrastrarán, te harán amar a sus personajes (y a veces odiarlos, sobre todo al «pequeño enano hiperactivo») y quizá te harán crecer. Probablemente, la relación de Miles Vorkosigan con sus padres, Aral y Cordelia (recordad estos nombres) es la historia de ciencia ficción que más me ha influido en lo personal en todo lo que he leído y, con toda seguridad, la que más me ha emocionado.

Así que no escuchéis a los críticos ni os dejéis arrastrar por las etiquetas (ni por esta entrada). Coged estos libros (empezad o bien por Fragmentos de honor o bien por El aprendiz de guerrero) y decidid por vosotros mismos qué os parece lo que leéis porque, como dice Aral Vorkosigan a su hijo en uno de los momentos más memorables de la saga:

La reputación es lo que los demás saben de ti. El honor es lo que tú sabes de ti mismo (…). Si de verdad me pides consejo, te digo que protejas tu honor. Deja que tu reputación caiga donde quiera. Y vive más que esos bastardos.

Bueno, la última frase sobraba, pero era demasiado buena como para dejarla fuera.

bujold-adopta-una-autora-1
Imagen: audiobookstore.com
Anuncios

12 comentarios en “Lois McMaster Bujold: una apología

  1. Magnífica exposición de los méritos de la Bujold y sus novelas, y eso que no comenta las del ciclo de Chalion. Efectivamente, los lectores la adoramos, las novelas tienen muchísimo nivel e interés y envejecen sin perder vitalidad, los personajes son apasionantes y gana premios. Es injusto que la tengan orillada como denuncia Josu. Yo también creo que hay mafias literario-feministas por detrás de esta marginación del stablishment CF, solo porque ella es más compleja y abierta de lo que piden ciertos dogmas.

    Me gusta

  2. Y aunque hacéis especial hincapié en la saga de Barrayar y Vorkosigan y la ciencia ficción, no olvidemos que una de sus novelas de fantasía ambientadas en Chalion, Paladin de Almas, ganó en el año 2004 los premios Hugo, Nébula y Locus.

    Es más conocida por sus obras de ciencia ficción, pero su apotación a la fantasía no es en abosluto desdeñable.

    Magnífica entrada, muchas gracias. Espero que el tiempo haga justicia a esta maravillosa autora y sus obras.

    Me gusta

  3. No puedo más que aplaudir una entrada tan magnífica sobre una autora que me ha marcado tanto desde que tuve el privilegio de leerla por primera vez (por desgracia mucho más tarde de lo que me hubiera gustado).
    Para mi Boujold usa las historias de Space Opera (que creo que incluyen directamente en este subgénero por que si no, cada una de ellas entraría en un tipo de novela totalmente diferente, desde el thriller policíaco a la novela bélica pasando por la comedia costumbrista entre otras) creando detrás uno de los universos de Ciencia Ficción más consistentes y coherentes que se han escrito.
    Y por descontado, muchos de los mejores personajes con los que he tenido el gusto de compartir viajes.

    Me gusta

  4. Debo admitir que nunca he leído nada de Bujold, pero tras leer tu entrada sé que tengo que darle una oportunidad porque me ha llamado mucho la atención.
    Muchas gracias por el trabajazo que os habéis dado con esta entrada.

    Un beso <:3

    Me gusta

  5. ” es menos habitual que alguien se convierta en la persona que más premios ha ganado en su género y supere a todos los grandes maestros; que esos premios estén, además, reconocidos en el sector y que, aun así, dicha persona sea comúnmente olvidada en todos los «Top 10», que los críticos consideren su obra como «de segunda» y que jamás se la tenga en cuenta como uno de los pilares fundamentales del género al que pertenece.” –> Hombre, yo diría que eso es el pan nuestro de cada día con la mayoría de best-sellers en todo los géneros 🙂

    De todas maneras yo diría que los años en los que tiene buena novela sí suele estar incluida en las listas de top, y en los que tiene novela mala o solo entretenida… bueno, pues no sale, claro. Por otro lado, una de las listas que propones está elaborada, como tú mismo indicas, a partir de “decenas de miles de votos”, así que culpar a la crítica me parece, como poco, injusto. Con las otras dos listas no me meto porque he leído demasiado poco a Bujold, pero de las autoras que he leído que están en ellas solo podría eliminar (¿¡que hace ahí!?) a Anne Rice. Las otras (insisto: las que he leído que ni de lejos son todas) son mejores que McMaster Bujold.

    Me gusta

  6. ¡Me ha encantado el artículo! Yo me estrené con Chalion y ando pendiente de encontrar las otras novelas para seguir, pero gracias a lecturas como esta me han entrado todavía más ganas. Muchas gracias por escribir y compartir esto <3.

    ¡Un saludo!

    Atte. Rika~

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s